La planta Krasniy kotelshchik abrió sus puertas para los numerosos invitados

La planta de producción de calderas Krasniy kotelshchik (TKZ) que forma parte de la compañía Power Machines fue el territorio de la fiesta para empleados de la empresa, miembros y amigos próximos.  Éste es el formato nuevo del evento corporativo que tuvo lugar por primera vez. La fiesta de la planta “Día de las personas abiertas” impresionó a los invitados por su escala.

El territorio de la fiesta dividido por zonas daba la posibilidad a los invitados de conocer historia y modernidad de la planta legendaria, apreciar el talento de los productores de calderas que fueron el punto culminante del programa con su participación en la exposición de obras, visitar la excursión de uno de los talleres y ver los modelos expuestos preparados por las subdivisiones de la planta TKZ.

Los organizadores de la fiesta prepararon unas zonas infantiles: “Pintura de la cara”, “Show científico”, “Pintura sobre asfalto”, “Cama elástica”, “Academia del calderero joven” en las que los niños se familiarizaban con las profesiones de TKZ. Cada pequeño invitado pudo encontrarse un entretenimiento que correspondía con su edad e intereses.

Las competiciones deportivas fueron un componente importante de la fiesta. Los invitados participaban en actividades diferentes incluidas tenis de mesa, pulseada, CruzFit; observaban las actuaciones de exhibición del club deportivo de judo y show de fuerza, apoyaban a los participantes de los juegos de equipo entre los jefes de departamentos y talleres de la planta TKZ. Los admiradores de los bailes, a su vez, tomaron parte en el flashmob “Zumba”. El acorde final de la fiesta fue el lanzamiento al cielo de los globos de aire que simbolizaban el encuentro nuevo el “Día de las personas abiertas”.

“Queríamos regalar a nuestros empleados y sus familiares una fiesta inolvidable. Estoy seguro de que nos ha salido”, resumió el director general de la planta TKZ Aleksandr Popov. – “Los productores de las calderas merecieron este regalo por su labor honesta, pasión por su empresa querida, ayuda a Krasniy kotelshchik a responder a los retos globales. La planta TKZ es un organismo dinámico y vivo. La gente es su alma. Seguramente seguiremos conociendo la planta y su plantilla, abriendo nuestros corazones a los invitados. Espero que  el “Día de las personas abiertas” sea una buena tradición de Krasniy kotelschik”.